Categorías

Flacidez, arrugas y los malos hábitos alimenticios

27/09/2017· Servicios

Las personas que se preocupan de tener una adecuada alimentación, en la mayoría de las ocasiones los beneficios son directamente proporcionales. Un aspecto saludable y una buena forma física terminan siendo causa y consecuencia de una vida sana.

Por el contrario, los malos hábitos a la hora de comer, la alimentación deficiente, el escaso aporte nutricional y las comidas abundantes en grasas y frituras únicamente presentan perjuicios. Además, se ha determinado que existe relación entre las desfavorables prácticas alimenticias y el envejecimiento acelerado.

Además, cuando nuestra piel pierde elasticidad aparece la flacidez debido a causas tan diversas como los embarazos, la obesidad, los cambios de peso muy bruscos y una mala alimentación. Por todas estas razones resulta muy difícil eliminarla, aunque no es una misión imposible.

En Clínica Figursan queremos explicaros algunos de los malos hábitos alimenticios que propician problemas como la flacidez y las arrugas:

  • Sobredosis de carne roja y productos lácteos altos en grasas
    Las grasas saturadas, que se encuentran en la carne roja y en los productos lácteos ricos en grasas, hacen que el cerebro envejezca más rápidamente que con otros tipos de grasas.

  • Alto consumo de sal
    Agregar un poco de sal a los alimentos está bien, pero si es en exceso mejor olvidarse, ya que deshidrata el cuerpo y en altas cantidades contribuye a enfermedades de riñón, aumenta la tensión arterial e interfiere con el buen desarrollo de los huesos.

  • Azúcar en exceso
    La abundancia en el consumo de azúcar ha sido tradicionalmente vinculada con el envejecimiento. Este edulcorante daña el colágeno, lo que provoca arrugas y flacidez en la piel.

  • Comer apurado es perjudicial
    Cuando se come en un estado nervioso es más difícil que el cuerpo digiera los alimentos, ya que las principales hormonas del estrés impulsan la sangre lejos desde el estómago y a las extremidades. El estrés también puede conducir a comer en exceso, lo que puede desembocar en obesidad.


Para combatir la flacidez y las arrugas en la piel, desde Clínica Figursan os recomendamos seguir algunos hábitos saludables para mantener la línea y lo más importante tu salud.

  1. Cambia tu alimentación
    Si no llevas una dieta saludable, nada de lo que realices funcionará. Además, debes recordar que no debes hacerlo únicamente por estética, sino también por tu salud en general. Evita las frituras y las grasas y reduce el consumo de azúcar.

  2. Ejercicios localizados
    La flacidez aparece principalmente en zonas del cuerpo como el tercio inferior del rostro, cuello, cara interna de brazos, muslos, abdomen y glúteos. Debes poner en práctica rutinas de ejercicio que puedas realizar en la comodidad de tu hogar.

  3. Ejercicios generales
    Intenta incorporar rutinas de ejercicios a tu vida. Realiza actividades que no te impliquen un gasto pero que te ayuden a estar más ágil y en movimiento. Todo esto mejorará tu metabolismo.

  4. Hidrata tu cuerpo
    Bebe al menos un litro y medio de agua al día, tu cuerpo lo agradecerá. No esperes a tener sed para hacerlo. Acostúmbrate a beber progresivamente y notarás el cambio.

  5. Visita a expertos
    Tu salud es lo primero. Si quieres ver cambios rápidamente sin dejar de alimentarte bien, siempre está la opción de acudir a un buen equipo de profesionales de la salud (nutricionistas, entrenadores y psicólogos).

  6. Los alimentos y bebidas que debes evitar
    Si quieres mejorar tu figura y tener una piel más luminosa debes incrementar el consumo de los siguientes alimentos: frutas cítricas, pollo, pechuga de pavo, pescados, huevos, quesos, leche, yogurt, garbanzos, soja y lentejas.